A propósito del Día de la Educación Ambiental…

La siembra que no debe cesar

galeria-8-SiembraComo todos los años, cada 26 de enero se recuerda el Día Mundial de la Educación Ambiental desde que se comprendió, en el año 1975, el rol protagónico de una formación distinta, que adoptará patrones nuevos de amor por el Planeta y que estuviera sustentada en un cambio de actitudes y aptitudes por el ambiente del cuál seguimos siendo parte…aunque pareciera que no.

Ahora, ¿por qué esa última frase? sencillo, porque seguimos viéndonos alejados del ambiente y de todo lo negativo que en él ocurre, que en su gran mayoría es generado por nosotros, los seres humanos. Es común ver como en reiteradas ocasiones nos quejamos de las grandes oleadas de calor en las ciudades, de la escasez del recurso hídrico, de la calidad de los alimentos, de ver la pérdida alarmante de especies tanto animales como vegetales, de la tala y quema de árboles y pare usted de contar; aunado a ello vienen quejas, lamentos, nostalgias, reproches y por supuesto la búsqueda de un responsable, que jamás seremos nosotros mismos, sino el otro…el vecino, el señor la esquina, el empresario, el alcalde, el gobernador o el presidente (por mencionar una figura importante, sin tildes políticos), en ningún momento detenemos la mirada y nos vamos hacia el espejo para reflexionar en el compromiso que tenemos, y que los responsables fuimos, somos y seremos siempre TODOS, por lo tanto, TODOS debemos ocuparnos.

Los escenarios siempre existirán, al igual que los roles y las funciones, lo que se traduce de manera sencilla que en cualquiera de los espacios en los cuales nos encontremos, debemos actuar a favor del ambiente. Suena trillado lo de “pequeñas acciones pueden generar grandes resultados”, pero en lo personal, cada vez me convenzo de que es cierto.

Luego de esta introducción que lejos de ser una crítica, es un aporte y un llamado a la consciencia, me refugio en una de las grandes soluciones, al alcance de todos y perfilada como una de las respuestas a tanta frustración: Educación Ambiental. La luz al final del camino, la esperanza siempre latente, la vida y el motivo de lucha de muchos…dos palabras que separadas son excepcionales, y juntas, el ideal.

Muchos son los retos, educar en materia ambiental no es fácil pero si necesario y comienza efectivamente con las generaciones de relevo, la gran pregunta quizás es ¿Cómo? y pues humildemente, sin ser educador ni especialista pero si un joven dispuesto a contribuir, puedo decirles claramente que a través de juegos, canciones, charlas, talleres, jornadas académicas, encuentros con especialistas, círculos de discusión, conversatorios, espacios en medios de comunicación social; y más allá, cualquier iniciativa positiva que busque cambiar hábitos y conductas generando mejoras positivas hacia el entorno.

Celebremos este día creyendo en la siembra de conocimientos y valores ambientales, que debe seguir, para germinar y crecer en cada persona comprometida con la defensa de la vida sobre la Tierra, ahora es que tenemos mucho por hacer.

Gustavo José Mendoza Reyes

@Gustavojmr3 / @LosAyamanes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s