Científicos unen esfuerzos para salvar de la extinción a rara especie de aves

Científicos del Parque Nacional Galápagos (PNG), de la Fundación Charles Darwin y del Zoológico de San Diego (EEUU) se han propuesto salvar de la extinción al más raro de los pinzones estudiados hace casi 180 años por el científico inglés en ese archipiélago ecuatoriano.

Fuente: Masverde

Fuente: Masverde

Se trata del raro pinzón de manglar (Camarhynchus heliobates), confinado actualmente a una pequeña región de 30 hectáreas en Playa Tortuga Negra y Caleta Negra, en la Isla Isabela, la más grande y occidental de las Galápagos.

 Población Escasa

Los científicos calculan que no hay más de entre 60 y 80 individuos de pinzones de manglar, los que están amenazados por especies invasoras introducidas como ratas, gatos y, especialmente, la mosca parásita Philornis Downsi, que ataca a los polluelos.

Por ello, un grupo de científicos, instaló el pasado 25 de enero un campamento en Playa Tortuga Negra, en el norte de Isabela, para emprender el proyecto de recuperación del pinzón de manglar, especie ubicada en una lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como críticamente amenazada.

La ministra ecuatoriana de Ambiente, Lorena Tapia, destacó la unidad entre las entidades científicas para acometer un proyecto de tanta importancia en materia de conservación. De su lado, el director del PNG, Arturo Izuerieta, explicó que el grupo científico cuenta con equipos especiales para llevar adelante el proyecto.

Alta tasa de mortalidad

Se recogen los nidos construidos en las copas de árboles, de hasta 17 metros de alto, para llevarlos a incubadoras donde se pueda completar el ciclo para la eclosión. Ello porque los especialistas han registrado una tasa de mortalidad del 95%, especialmente por la incidencia de la mosca Philornis downsi que, en su estado de larva, se alimenta con sangre de los polluelos en los nidos.

Fuente: Masverde

Fuente: Masverde

“Los huevos y pichones son trasladados en un contenedor hermético hasta un sitio acondicionado (…) para la incubación y crianza en cautiverio de los individuos, que serán evaluados para comprobar o descartar que están infectados con la larva”, agregó Izurieta.

En el campamento, los científicos de la Fundación Charles Darwin y del Zoológico de San Diego cuidan el peso y humedad de los huevos y alimentan permanentemente a los polluelos, cuyo hábitat provisional ha sido adecuado para que escuchen grabaciones de sonidos de pinzones adultos, con el objetivo que se habitúen a sus colonias.

Buen comienzo

El PNG informó de que dos polluelos extraídos en la primera expedición al sitio “se encuentran estables, mientras que el primer polluelo incubado salió del cascarón el 10 de febrero. El sitio cuenta ya con ocho pichones nacidos”.

Agregó que en una segunda fase y una vez que los pichones alcancen un “estado de volantones”(capaces de volar), se los repatriará a un área de adaptación en Playa Tortuga Negra, para que se familiaricen con el área hasta evaluar el momento adecuado para su liberación.

Fuente: http://www.noticias.masverdedigital.com / Prensa Fundación Huertos Los Ayamanes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s